Para Lucir

Risotto de Cebada con hongos

Esta es una receta que tengo guardada ¡desde hace años!, es de la revista Bon Appétit. La cebada sustituye el arroz arbório en este giro en el clásico risotto italiano, aunque para ser sinceros creo que es como se hacía en los origenes antes del arroz arborio. Te tomará una hora hacer este platillo sin contar lo que tardes en picar y preparar los ingredientes. Toma tu tiempo y si quieres puedes hacerlo un día antes, hasta abajo encontrarás unos tips.  Esta receta rinde: 6 porciones

Ingredientes:
5 tz de caldo de pollo o caldo de pollo bajo en grasa de tetrapak (yo usé lo que me sobró del pollo al limón más uno de tetrapak)
2 cditas de mantequilla
1 tz de cebolla finamente picada
1 tz de cebada perla
2 ditas de tomillo fresco picado o 3/4 cdita deshidratado o seco. (yo usé seco)
1 hoja de laurel (yo no se la puse porque no tengo, pero hubiera sido mucho más aromático)
2 cditas de aceite de oliva
1/2 kg de champiñones frescos variados (setas, portobello y champiñones), en cuadritos
2 diente de ajo, picado muy fino
2 Cdas de perejil italiano fresco
1/4 tza de queso parmesano

Preparación:
Hierve el caldo de pollo en una olla mediana. Retira del fuego, tapar y dejar a un lado.
Derrite 2 cucharadas de mantequilla en un sartén grande a fuego lento. Agrega un diente de ajo y la cebolla y saltea hasta que la cebolla se vea transparente, alrededor de 5 minutos. Agrega la cebada, el tomillo, el laurel y 2 tazas de pollo caliente, deja que hierva. Reduce el fuego y cocina a fuego lento hasta que la mayoría del caldo se absorba, revolviendo frecuentemente (cada 5 minutos). Agrega el caldo restante 1/2 taza a la vez, permitiendo que el caldo se absorba antes de añadir más y revolviendo con frecuencia hasta que la cebada esté tierna, aproximadamente 50 minutos.
Mientras tanto, calienta el aceite en otra sartén a fuego alto. Agrega los champiñones, y sofríe hasta que comiencen a dorarse Añade el ajo y reduce el fuego a medio, tapa y cocina hasta que los champiñones estén tiernos, revolviendo de vez en cuando. Cuando ya estén listos agrega esto, el parmesano y el perejil a la cebada y agrega la última 1/2 taza de caldo. Sazona con sal y pimienta.

Si no comes hongos porque eres alérgico puedes hacer esto sin problema igual y te saltas los hongos, al final solo agrega el perejil y el parmesano junto con la última 1/2 taza de caldo.

Prepáralo con anticipación, si no quieres cocinar toda la mañana el mismo día que quieras servir este platillo, puedes hacerlo un día antes y refrigerarlo, el sabor se acrecienta con el reposo de un día. A la hora de calentar deberás “esponjar” la cebada, usa tus manos, que no te de miedo, así lograrás esponjar el risotto sin romperlo con un tenedor o una cuchara. Puedes utilizar un plato hondo pequeño para calentarlo y emplatar igual que como le hice yo.
Espolvoréa con un poco de parmesano y sirve inmediatamente. Puedes acompañarlo de ensalada, o si quieres servirlo como acompañante puedes combinarlo con pollo o carne magra y ensalada.

 

Siempre soñé con estudiar Gastronomía, pero cuando salí de prepa ni estaba de moda ni era algo que encontrabas a la vuelta de la esquina. Así que decidí estudiar otra cosa que me gustaba y lo hice, pero este gusanito de la cocina siempre lo he tenido y no es sino hasta ahora, 17 años después, que me "aviento" a compartir lo que me ha apasionado durante tanto tiempo. Ya estudiaré cuando pueda... Soy esposa y mamá feliz, todas estas recetas las he hecho para consentir a mis amores. Espero que las disfruten tanto como nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *