Tus genes, ¿son buenos o malos?

IMG-20140308-00677No, no, no, yo no tengo ninguna alergia“. “Tengo estómago de piedra“, puedo comer de todo. Seguramente has escuchado este tipo de comentarios, y tal vez de personas que aseguran y juran por su vida que su estómago procesa lo que sea, pero son “gorditos” o “hiper flacos”; siempre tienen gripa, sufren colìtis o gastritis crónica, son estreñidos o siempre están enfermos del estómago, o les cuesta trabajo concentrarse o tienen “HDDA”. (hiperactividad y deficit de atención)

Tal vez tus hijos y/o tú son así y “no te has dado cuenta” que lo que comes no te cae bien. Que tienes “hinchazón” constante, hiperactividad/distracción, o que tus “achaques” son parte de una reacción alérgica o sensibilidad oculta y silenciosa de tu cuerpo. Los síntomas de sensibilidad ‘negativa’ a los alimentos pueden ser tan diversos que gran parte de la población que sufre de esto pasa desapercibida. Muchos síntomas pueden darse repentinamente, como cuando te comes unos camarones y te sale urticaria o se te cierra la garganta, pero a veces son tan sutiles que les lleva meses o años producir un daño notable y lo peor del caso es que muchas veces son tus órganos principales los que sufren estos daños.

Despues de tanta exposición a estos alimentos ‘malos’ para ti, a los cuales eras sensible pero ‘no te diste cuenta’ o tal vez no le diste importancia, se dispara todo el historial clínico que traigas en tu genética, desde tus abuelos y ahí es cuando realmente empiezan los problemas. Existen pruebas de sensibilidad a los alimentos, que son buenas pero tienen un pequeño defecto, no pueden decirte si tu sensibilidad es ‘positiva o negativa’ hacia ese alimento. Esa sensibilidad puede encender tus “genes malos” o activar tus “genes buenos”.

¿A qué me refiero? En las últimas entradas me han escuchado hablar sobre los *superfoods* que como su nombre lo dice, activan mis genes buenos y los *avoids* que encienden mis genes malos. Los exámenes de sangre para prueba de sensibilidad o alergia a los alimentos pueden arrojar falsos positivos, pues solo miden la reacción inmunológica del cuerpo, ya que hay alimentos que elevan nuestro sistema inmunológico y hay alimentos que lo debilitan. Por ejemplo, a mi el estudio de sangre que me hice, decía que la piña y el gengibre eran “malos” para mi, pero en realidad me encantan los dos y mi SWAMI o test epigenético los muestra como superfood. Y el trigo/gluten, por ejemplo, que es pésimo para mí, no salió en mi estudio sanguíneo para las alergias.

En mi Programa utilizo este test como parte de tu camino a la salud y los buenos hábitos. Sin embargo, si prefieres simplemente hacer el “test epigenético” para saber que comida te hace bien y cual no, y librarte de tus dolores de cabeza, los kilitos extra, tu eczema o alergias, déjame tus datos y una nota aquí. Y a todo esto, ¿qué es el SWAMI o test epigenético? Bueno pues es un test que se basa en la investigación del proyecto del genoma humano y que muestra cómo los factores ambientales – entre ellos la dieta – nos permiten cambiar nuestro destino genético. Los riesgos de salud, herencias genéticas, nuestro peso y también la vida útil de cada uno de nosotros, que pueden mejorar cuando se vive de acuerdo a nuestro genotipo específico.

Continuaré con este tema en mi próxima entrada, mientras les dejo una receta…


Pesto “superfood”

Te lo puedes comer con pescado, pasta (yo uso libre de gluten), arroz basmati o arroz blanco, o hasta como botana.

Ingredientes:
2 dientes de ajo
1/2 tz de queso Parmesano rallado
2 manojos de berza picada (sin tallo)pasos
1/2 tz de aceite de oliva
2 Cda. de jugo de limón
1/2 cdita. de sal
1/2 tz de pepitas y almendras (remojadas sin piel)
2 Cda. de levadura nutricional (opcional)

Preparación:
En el procesador de alimentos, agrega el limón y el ajo y pulsa unos segundos hasta que se muela el ajo. Agrega la berza y un chorrito de aceite de oliva y pulsa de nuevo hasta que la berza se vea muy trozada, agrega el parmesano, la sal, levadura nutricional y las semillas pulsando hasta que quede una pasta, agrega el aceite de oliva hasta que tenga la consistencia que quieras.

Disfruta y ¡chúpate los bigotes!… haha :-P

One Reply to “Tus genes, ¿son buenos o malos?”

  1. Guille, me gusta lo que platicas y sabes!! debo decirte que yo soy de esas personas que creemos que no somos alérgicas a nada y como de todo y me encanta!!
    Pero se me hace super interesante lo del test!! que tengo que hacer para obtenerlo, un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*